A veces uno necesita escribir – Carta a mi viejito Alejandro

Esto lo escribí cuando mi abuelito Alejandro falleció (2004)
——————————————————————-
Lo sé, hoy fue ese día en que su alma voló, y sonriendo nos dejo un beso en cada ejemplo, la muerte es parte de este juego y vaya que Dios nunca pierde.

No es lo mismo de ayer, los ojos de mi madre no volveran a ser los mismos y una parte de su corazón se fue con mi abuelo. La tristeza vuelve siempre a casa, como si la necesitaramos nos toca la puerta y pregunta por la persona que más amo, y la elije para que sea su caudillo; esas palabras nunca llegaron a mi mente, acaso mi armadura no puede proteger tambien a los que amo?

No me precaté que ese día del Padre era el ultimo momento que pude decirle que lo amaba, lo sé, nada de remordimientos ahora porque tal vez no llegué a tiempo para decircelo, pero muchas veces si sé lo dije. Y él una vez le dijo a mi madre que “Alex lo queria” y era cierto abuelo yo te amo con toda mis ganas, cuando me recogias a la escuela, cuando te molestaba con tu piel oscura, cuando dibujabas mundos con los sonidos de tu guitarra y yo los vivia plenamente escondido en las escaleras, cuando decías que religion era facilito y sin embargo me saque un cero ocho tratando de ser diferente, cuando en verdad me hiciste ver que cada uno tiene un mundo, un mundo que pocas personas lo comparten y otras como tu, la entregan a su nieto en forma de música, tal vez ella no fue para mi, pero mis dedos vivieron y fueron felices cuando tocaron tu propia guitarra en una sonata para ti, para tus oidos ya cansados de oir, para tu mundo ya terminando de existir.

No recuerdo como me decias de pequeño, eso si, era gracioso lo sé, sabes que estarás en mi corazón porque aunque no parezca de ahi naciste tu también. Ahi arriba estas con mi otro abuelo Moises, eran patazas lo recuerdas? mi madre me contó sus andanzas.. pero dime, me reconocerias en el cielo?
no te preocupes, sé que no pertenezco al cielo, pero estoy seguro que de visita me escaparé.